Exposición de Chema Madoz.

Chema Madoz es uno de los fotógrafos mas relevantes de la escena artística española que disfruta además de reconocido prestigio internacional. En 1983 realiza su primera muestra individual en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid y desde 1990 comienza a desarrollar su poética de objetos, tema que será constante en su fotografía hasta la actualidad.

En la obra reunida para esta exposición, escogida entre la realizada por Chema Madoz en los últimos seis años, el artista profundiza con la elegancia singular que le define, en el lenguaje sensorial de los objetos y sus significados latentes.

Toda materia está llena de sentido y su lugar en el mundo le da significado. Mazo trabaja con el sentido de las cosas desplazando el lenguaje natural de los objetos hasta descubrir un nuevo orden, una nueva verdad simbólica que produce por contraste un impacto perceptivo.

La colección de 124 fotografías, en blanco y negro sobre papel baratillo que se presenta en la Sala Alcalá 31, y que en su mayoría se expone al público por primera vez, está dispuesta en cuatro amplios espacios rectangulares y ordenada por series y tamaños.

En mi opinión, la presentación de su obra es perfecta, toda una sala blanca donde lo único que resalta son las fotografías. Estas están sobre una pared blanca con un marco negro buscando la sencillez y serenidad.